Mir significa “paz” en croata, y es el primer marketplace de ropa con propósito, donde podés comprar, vender, intercambiar y subastar ropa usada y nueva. Mir nos da libertad, y nos hace autores y creadores de nuestra propia moda, nuestro propio estilo.
Fue fundada en 2018 por Nacho y Martina en Buenos Aires, Argentina, con el fin de regenerar dignidad, en las personas, en las comunidades y con la tierra.

Así como la ropa merece otra oportunidad, también la merecen muchos hombres y mujeres en situación de vulnerabilidad a quienes la vida les ha puesto grandes desafíos. Por eso destinamos el 1% de las ventas netas y el 50% de los productos donados por las marcas que subastamos para potenciar nuestro propósito: regenerar dignidad a través de cursos gratuitos de formación profesional. De esta forma, y en alianza con la Fundación Oficios, favorecemos la inclusión sociolaboral de las personas excluidas por un sistema injusto.

En Argentina nuestra cultura nos define, y tenemos algunas cosas que repensar. En nuestro país lo “usado” se ignora, o peor, está mal visto, las marcas no encuentran dónde canalizar sus remanentes, y quienes emprenden en diseño no tienen un espacio donde dar a conocer sus propuestas originales. Hay más ropa de la que necesitamos, pero se encuentra acumulada, y la comunidad desconectada. El potencial se encuentra a la espera, excluído por una economía que descarta ropa, pero también personas. Hacía falta un lugar donde vender ropa usada, y también comprarla. Sin desesperar, la clave está en la comunidad.

Conocé a la comunidad

Nos propusimos conectar a los protagonistas por medio de la tecnología, llevar el excedente de calidad a consumidores responsables e interesados, y conscientes de sus gastos, y así convertir la obsolescencia percibida en utilidad prolongada, transformando día a día la cultura de lo descartable.

Generar una economía circular requiere revalorizar lo usado, abrir los ojos a su potencial, pero sobre todo conectar a los protagonistas con sus necesidades, formando una comunidad dinámica. Ahora, con Mir, las marcas y personas con conciencia medioambiental encontraron donde donar ropa usada en Capital Federal.

Las personas somos irrepetibles, únicas, particulares. En Mir nuestras individualidades florecen, nos volvemos autores de nuestra propia moda, eligiendo y combinando lo que nos gusta y nos identifica. ¡Seguir nuestros impulsos, ser creativos, ser originales! Empezamos a mirar la moda desde nuestra creatividad, y las “tendencias” ya no nos determinan, combinamos ropa usada, nueva y remanentes para crearnos, en Mir sos, al mismo tiempo, artista y obra. Hoy la venta de ropa usada se pone de moda, y la compra de ropa usada se vuelve tendencia.

Para quienes compran ropa Mir es una forma de ahorrar e introducirse al consumo responsable, disminuyendo su impacto en el planeta. Significa ser parte de una red humana, una comunidad digital co-creadora de valor, donde el precio final no lo determina el mercado de consumo, sino una economía humana con propósito y sentido. Para los vendedores particulares es otra oportunidad para ampliar sus márgenes de ganancias al vender ropa usada o nueva de calidad, dándole otra oportunidad a sus prendas. Para las marcas Mir significa ahorro, visibilidad, pero también un compromiso con el medioambiente, un manifiesto para sus clientes canalizando sus remanentes con un impacto positivo.

Dónde nacimos no debe definirnos, las injusticias de base no pueden determinar el resto de nuestras vidas. En nuestra alianza con Fundación Oficios trabajamos junto a las personas excluidas para que puedan recuperar su libertad, construyan con trabajo su independencia y vuelvan a reconocerse dignos. Dignos de trabajar, de crecer, de proyectar, dignos de respeto. Con la educación de calidad recibida en los talleres de oficios emprenden un camino de desarrollo personal sostenidos por las herramientas adquiridas.